Cómo manejar un diagnóstico de cáncer colorrectal

by Lillian Whitaker



Marzo es el mes de concientización del cáncer colorrectal a nivel nacional.

Jamie VandenAvond notó sangre en su materia fecal a principios de 2021. Se preocupó un poco, pero también tenía que cuidar un bebé recién nacido en medio de la pandemia, así que hizo una nota mental de llamar a su doctor. Luego Jamie empezó a tener deposiciones urgentes que le obligaban a correr al baño cada vez más frecuentemente y su médico recomendó una colonoscopía.

Aunque sangre y un cambio de la frecuencia de las deposiciones podrían ser señales de algo grave tal como cáncer colorrectal, Jamie, de 39 años, no entró en pánico. Pensó que era demasiado joven para algo como cáncer colorrectal. El esposo de Jamie la llevó a la cita de la colonoscopía, el procedimiento comúnmente implica un sedante para relajarse, así que se les dice a los pacientes que no asistan solos, y cuando se despertó, ella se sorprendió al verlo sentado a su lado.

“Supe que algo estaba mal porque me dijeron que no se permitía que él entrara (Covid) y que le llamarían en cuanto yo estuviera lista para salir”, dijo Jamie. “Cuando desperté nos dijeron a ambos que encontraron una masa”.

Inicialmente el médico pensó que la masa era cáncer colorrectal de etapa 1; sin embargo, al revisar las imágenes en mayor detalle, Jamie recibió un diagnóstico de etapa 3, lo que significa que las células cancerosas se propagaron a ganglios linfáticos cercanos, pero no a otras partes del cuerpo.

“Ni siquiera puedo describir con palabras cómo me sentí, era como si me hubiesen quitado el aliento y todo se puso de color negro por un momento”, dijo Jamie. “Pero una vez que superé la conmoción inicial de ‘oh, mi dios, me está pasando esto’, pensé que debía hacer lo que fuese necesario para superar y abordar esto”.

Después de su diagnóstico, Jamie se reunió con un oncólogo y un cirujano para realizar su plan de tratamiento, que incluyó la remoción del tumor de 9 pulgadas de su colon, quimioterapia, radiación y otros procedimientos.

Jamie dijo que se sintió segura con su equipo y entendió las expectativas desde ese momento. Ese es uno de los pasos más importantes después del diagnóstico, según la Dra. Ayanna Lewis, gastroenteróloga de Mount Sinai South Nassau Hospital y miembro del consejo de asesoría de la salud de la mujer de HealthyWomen. “Asegúrate de obtener una respuesta de tu doctor para todas las preguntas que tengas sobre el diagnóstico”, dijo la Dra. Lewis. E incluso si estás satisfecho con tu médico, no hay nada de malo con obtener una segunda opinión. “Siempre es una buena idea pedir una opinión de otro médico”, dijo la Dra. Lewis. “Y hay muchos avances en lo que se refiere al cáncer de colon”.

Otro paso importante después de un diagnóstico de cáncer colorrectal es identificar un equipo sólido de apoyo. “Noto que a los pacientes que cuentan con apoyo de familiares y amigos en los que pueden depender generalmente les va mejor”, dijo la Dra. Lewis. De hecho, un estudio de 2020 demostró que los pacientes con cáncer colorrectal que contaban con un bajo nivel de apoyo social antes del diagnóstico tuvieron un índice de mortalidad 42% mayor que para personas que contaban con un alto nivel de apoyo social.

El apoyo puede significar muchas cosas diferentes para personas distintas, pero, en general, el encargarse de tareas cotidianas tales como pasear al perro, conducir desde y hacia las citas médicas, cuidar a los niños y las comidas son algunas formas en las que la red de apoyo puede ser útil durante esos momentos. La Dra. Lewis dijo que visitas regulares de amigos y familiares también pueden ser útiles para identificar asuntos graves, por ejemplo, alguna reacción a un medicamento que el paciente podría ni siquiera darse cuenta de que está sucediendo.

Para Jamie, el apoyo de sus colegas también fue crucial para su tratamiento y recuperación. “Antes de mi diagnóstico, era una adicta al trabajo”, dijo. “Ese fue probablemente mi cambio más importante. Fui muy honesta con mis jefes y ellos fueron muy comprensivos con cualquier cita a la que debía ir o los días en los cuales no me estaba sintiendo bien”.

Mentalmente hubieron muchos días en los que Jamie no se sentía bien y ella era honesta al respecto. Preparó una página de Facebook para mantener a todos actualizados sobre su salud. “Escribir fue terapéutico para mí”, dijo. “También evitaba tener que proporcionar la misma noticia 100 veces”.

Jamie dijo que los grupos virtuales de pacientes de cáncer colorrectal y de sobrevivientes fueron útiles para propósitos de orientación e información sobre cómo prepararse para los tratamientos y sobre cómo sería la vida después del diagnóstico. Además de las redes sociales, múltiples organizaciones, tales como la American Society of Gastroenterology Endoscopy, cuentan con recursos para establecer conexiones entre los pacientes y los especialistas en lo que se refiere a problemas médicos y a la salud mental.

“Pienso que una llamada telefónica con un proveedor de atención de la salud mental es una buena idea”, dijo la Dra. Lewis. “Incluso si piensas que eres una persona fuerte, un diagnóstico de cáncer cambia todo, así que programar citas médicas con un psicólogo, con un asesor de salud mental o con un psiquiatra, será útil para que las personas procesen sus situaciones”.

Físicamente, el tratamiento de cáncer colorrectal frecuentemente implica cirugía para remover el área afectada y tratamientos con medicamentos para eliminar las células cancerosas, dependiendo del diagnóstico. Para mujeres con cánceres irresecables, en los cuales no es posible hacer cirugías o en casos de cáncer colorrectal metastásico, que es cuando el cáncer se ha propagado, la ciencia detrás de los tratamientos de cáncer está cambiando constantemente, así que es importante investigar otras opciones, incluyendo terapias dirigidas e inmunoterapia, así como ensayos clínicos.

Además del estrés físico y mental, el costo del tratamiento de cáncer colorrectal puede ser abrumador. Los Centros para el control y prevención de enfermedades estiman que el cáncer colorrectal tiene el segundo costo más alto de cualquier cáncer en Estados Unidos. Pacientes que recibieron un diagnóstico recientemente pueden gastar entre USD40 000 y USD80 000, dependiendo del diagnóstico. Para ayudar con esa carga financiera, organizaciones tales como la Colorectal Cancer Alliance proporcionan asistencia para una gama de necesidades, incluyendo de vivienda y de atención médica.

Jamie dijo que tuvo suerte de tener un sistema de apoyo excelente a su alrededor y ahora su enfermedad tiene una remisión completa (NED, por sus siglas en inglés). Aunque las personas con cáncer colorrectal tienen un mayor riesgo de un segundo tipo de cáncer, Jamie dijo que programa una colonoscopía una vez al año y tomografías cada tres meses para asegurarse de que todo esté bien.

La vida es un poco diferente ahora porque el cáncer nunca te abandona realmente, incluso si tienes una remisión completa o si no hay evidencia de la enfermedad”, dijo. “Solo sé que vivo al máximo, sabiendo lo que podría pasarme y a lo que debo poner atención”.

Este recurso se preparó con el apoyo de Merck.

Recursos

Colorectal Cancer Alliance